» » El marido le grita a la mujer y se marcha. ÉSTA fue su respuesta…

El marido le grita a la mujer y se marcha. ÉSTA fue su respuesta…

Por: admin Fecha: enero 28, 2017 Categoría: Reflexiones Comentarios: 0
Calificación: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars 1,50/5 (2 votos)
Loading...

Anuncio

Una increíble reflexión que te ayudará a entender que nunca debes hacer lo que este marido hizo con su mujer, le gritó y se marchó. Al regresar se llevó una terrible lección.

El marido está en casa viendo el fútbol cuando entra su mujer y le pregunta:
Cariño, ¿puedes arreglar la luz del pasillo? Lleva semanas parpadeando.
Molesto por la interrupción de su partido de fútbol, con cara enojada le responde:
¡¿ARREGLAR LA LUZ?! ¿AHORA? ¿Acaso tengo la palabra Osram escrita en la frente? Yo creo que no.
Bueno, ¿podrías arreglar entonces la puerta del frigorífico? No cierra bien.
A esto el marido responde:
¡¿ARREGLAR LA PUERTA DEL FRIGORÍFICO?! ¿Acaso tengo la palabra Bosch escrita en la frente? Me parece que no.
Ok, pero ¿podrías arreglar al menos los escalones de la puerta principal? Están a punto de romperse.
El marido ya enojado por tantas interrupciones de su mujer, éste le contesta:

¡¿QUÉ?! No soy un *uto carpintero y no quiero arreglar los escalones. ¿Acaso tengo la palabra Leroy Merlin escrita en la frente? Yo creo que no. ¡YA ESTOY HARTO DE TI, ME VOY AL BAR!
El hombre se va al bar y bebe durante un par de horas. Empezando a sentirse un poco culpable por la forma en la que trató a su mujer, decide volver a casa y ayudarla. Cuando llega a casa, se da cuenta de que los escalones están arreglados. Al entrar, ve que la luz funciona y cuando va a la nevera por una cerveza, comprueba que la puerta cierra bien. Entonces él un poco confundido, le pregunta a su mujer:
Cariño, ¿cómo has arreglado todo esto?

Entonces, ella responde:
Bueno, cuando te fuiste salí a fuera de la casa y me senté a llorar. Entonces, un lindo joven se acercó a preguntarme qué me pasaba, así que se lo conté. Él se ofreció a hacer las reparaciones si me iba a la cama con él o le hacía un pastel.
El marido suspiró y dijo:
¡Ah! ¿y qué pastel le hiciste?
Su mujer con una sonrisa le contestó:
¿Hola? ¿Acaso tengo la palabra de Panrico escrita en la frente?

Anuncio

¡Esto también te puede interesar!